La pérdida en el turismo

Hace dos semanas, mi familia y yo fuimos a descansar unos días de las vacaciones de verano a Cancún, a unos departamentos que tenemos cerca de los hoteles de lujo en Cancún y muy cerca de la playa, donde literalmente pasamos casi todo nuestro tiempo nadando en el mar y acostados bajo una sombrilla.

México ha sido por los pasados 100 años un país turístico, al que personas de todo el mundo visitan para escapar de sus inviernos o simplemente de su vida cotidiana, ya que muchos países no tienen la dicha de tener tantos lugares de valor turístico o si es que los tienen, estos generalmente son del mismo rubro, lo que les termina haciendo aburrido para los locales.

México es un país que no sólo lo tiene todo, sino que tiene todo en variedad abundante, dependiendo qué es lo que se busque, ya que en aquel país las raíces de la versatilidad son muy grandes y profundas, ya que México es un país lleno de color.

México, a su vez, es un país que tiene mucho más que ofrecer que simples lugares, ya que aquel lugar cuenta con una cultura tan grande que ésta puede ser el único motivo de la visita de un turista, ya que el turismo arqueológico en México es tan popular entre las comunidades científicas como el turismo comercial lo es entre los viajeros y turistas.

Esto es debido a la amplia diversidad de puntos turísticos de todo tipo a lo largo  y ancho del país, haciendo las posibilidades de un viaje inolvidable, enormes y muy accesibles para la mayoría de las personas.

Sin embargo, aquel amplio rango de posibilidades de viaje que solían ser muy abundantes, se ha reducido en número, como una especie animal en peligro de extinción, debido a la inestabilidad política, social y económica que se vive en México.

Muchos países que tienen industrias mayores manejan las ganancias económicas de tal manera que al final del día los ciudadanos de aquel país ven los resultados de tal o cual industria tanto en sus bolsillos como en prestaciones y servicios de su gobierno.

En México el caso no es éste.

Aunque México es uno de los países con la industria turística más fuerte del mundo, para el mexicano y su calidad de vida es exactamente como si su país fuese uno de los países más pobres del planeta Tierra, debido a que su gobierno no les da absolutamente nada y les exige mucho más de lo que es justo, causando mucho descontento entre las sociedades políticamente conscientes.

Este gran descontento ha abierto una grieta enorme a las fuerzas del crimen organizado, quienes poco a poco han conquistado el territorio mexicano promedio de una violencia inimaginable para una mente sana.

Debido a esta conquista del mal impulsada por la falta del bien, muchos de los que solían ser grandes destinos turísticos han sido convertidos en una bastión de criminales y una violencia digna de pesadillas como fue el caso de Acapulco.

admin